Cinco grandes comebacks en la historia de Miami.

A lo largo de las 56 temporadas y 906 partidos oficiales que los Miami Dolphins han tenido en su historia, hemos visto varios regresos memorables.

Hoy domingo 17 de abril se lleva a cabo el domingo de resurrección, un suceso que cierra la Semana Santa. Aprovechando está situación y conmemorando estas fechas, les traigo un recuento de cinco partidos donde los Delfines de Miami han regresado contra todo pronóstico y se llevaron el triunfo.

1.- La noche que se pinto todo de naranja.

MIAMI – DECEMBER 20: Jason Taylor #99 of the Miami Dolphins sacks Tom Brady #12 of the New England Patriots during the game at Pro Player Stadium on December 20, 2004 in Miami, Florida. The Dolphins won 29-28. (Photo by Eliot J. Schechter/Getty Images)

Los Dolphins recibían a los actuales campeones New England Patriots en Monday Night Football del 2004. El enfrentamiento de la semana 15 fue más parejo de lo que mucha gente piensa.

Miami llegó a ese partido con solamente tres victorias, un HC interino (Jim Bates) tras el despido de Dave Wannstedt y el repentino retiro de Ricky Williams. En comparación a las 11 victorias que tenía New England, peleando palmo a palmo con Steelers por el sembrado 1 de la conferencia y quiénes previo a ese juego solamente tenían 1 derrota en 13 juegos.

Con 4 minutos por jugar y perdiendo por 11 puntos luego del pase de Brady a Graham, parecía inevitable otra derrota. En serie de 1 minuto y 53 segundos los dolphins seguían batallando y con anotación de Sammy Morris de 2 yardas puso el marcador 28-23 con 2:07 por jugar en el reloj.

Si los dolphins querían tener una última oportunidad para ganar el partido tenían que detener sí o sí a los Patriotas. Con 1:51 en el reloj en 3&9 su defensiva comandada por Jason Taylor, logró ganar su batalla y presionó a Brady, el Quaterback para evitar tener la captura y no perder más yardas, lanzó el ovoide que salió como paloma moribunda y Brendon Ayanbadejo obtuvo la intercepción que dejaba los Delfines en zona roja con 1:45 en el reloj.

MIAMI – DECEMBER 20: Defensive end Jason Taylor #99 of the Miami Dolphins celebrates a sack of quarterback Tom Brady #12 of the New England Patriots in the second quarter on December 20, 2004 at Pro Player Stadium in Miami, Florida. (Photo by Eliot J. Schechter/Getty Images)

En cuarta oportunidad con 1:29, Jay Feeley, lanzó su último pase en la noche con todas las esperanzas de los fanáticos y el equipo de los delfines para tratar de darle la vuelta y evitar la barrida en la serie anual. Derrius Thompson con espectacular recepción de 21 yardas por encima del defensivo lograba ingresar a la zona de anotación para poner al frente a los Delfines 29-28. En tan solo 2 minutos y 37 segundos le habían dado vuelta a la tortilla de manera increíble.

Ya con la ventaja en el marcador por segunda ocasión en el partido, con 1:17 en el reloj la defensiva, volvió a imponer su ritmo y con sack de Bowens la victoria se veía cada vez más cerca. Arturo Freeman sería el encargado de bajar la cortina y con su Intercepción, los delfines que llegaban con déficit de 10 puntos en la línea de juego, lograron una de las grandes sorpresas en aquella temporada.

2.- Fake Spike.

UNITED STATES – NOVEMBER 27: Football: Miami Dolphins Mark Ingram (82) victorious with teammates after scoring game winning touchdown from QB Dan Marino’s game winning fake spike pass vs New York Jets, Clock play, East Rutherford, NJ 11/27/1994 (Photo by John Iacono/Sports Illustrated via Getty Images) (SetNumber: X47460 TK4 R1 F10)

La tarde del domingo 27 de noviembre de 1994, Dan Marino continúo escribiendo con letras de oro su nombre en la historia del equipo y de la NFL, al realizar de las jugadas más recordadas en su legendaria carrera: “Fake Spike”. Los primeros 27 minutos del partido fueron un dominio total de los Jets quiénes se llegaron a colocar 24-6.

Marino no se sintió cómodo, fue interceptado en par de ocasiones y el corredor Parmalee tuvo un fumble. Sin embargo, los últimos 18 minutos los Dolphins revivieron. Marino comando el regreso y su arma principal fue Mark Ingram, antes de finalizar el tercer cuarto Miami redujo la desventaja 24-13.

El profundo Troy Vicent, lograba la Intercepción al QB Esiason en el 4to periodo para alimentar esa esperanza de una remontada. Miami aprovecharía tal situación para ponerle drama y con su tercer touchdown del juego Mark Ingram ingresaba a las diagonales luego del bombazo de 28 yardas por parte de Marino. Con 10 minutos en el último cuarto y perdiendo por 3 los Dolphins veían muy latente la posibilidad del triunfo. Las defensivas hicieron acto de presencia y en las siguientes tres series ofensivas entre los dos equipos provocaron 4 fumbles (Miami tres fumbles provocados todos recuperados por Jets), y OJ Mcduffie con un fumble en el regreso de patada. El profundo J.B. Brown le devolvió el ovoide a Miami luego de una espectacular Intercepción aunque el marcador seguía siendo favorable para los locales.

Miami empezaría el drive ganador en su yarda 16 con 2:34 en el reloj. Irving Fryar, Keith Jackson, Mike Williams y Mark Ingram fueron sus armas para mover las cadenas desde su yarda 16 hasta la 8 de New York. Con 24 segundos, Marino realizaría su magia, antes de llegar con el centro notificó a sus jugadores que iba azotar el ovoide mediante señas, sin embargo, eso nunca sucedió, sorprendió a la defensiva de New York Jets con su “Fake Spike” y en pase de 8 yardas finalizó su magistral actuación contra los jets con su cuarto touchdown para Mark Ingram.

27 NOV 94: MIAMI DOLPHINS QUARTERBACK DAN MARINO #13 CELEBRATES THE WINNING TOUCHDOWN OVER THE NEW YORK JETS IN THE ARMS OF MIAMI TIGHTEND RONNIE WILLIAMS DURING THE DOLPHINS 28-24 COME FROM BEHIND VICTORY OVER THE NEW YORK JETS AT GIANTS STADIUM IN EAST

Miami en 18 minutos superó un déficit de 18 puntos y ganaría el partido por 4 puntos en uno de los juegos más recordados en la historia de esta rivalidad.

3.- KO a Bills en los últimos segundos.

Miami Dolphins wide receiver Chris Chambers grabs the winning touchdown pass in the fourth quarter against the Buffalo Bills at Joe Robbie Stadium in Miami, Florida, December 4, 2005. The Dolphins defeated the Bills 24-23. (Photo by Al Messerschmidt/Getty Images)

Transcurría la semana 13 de la temporada 2005. La situación de los dos equipos no era la mejor, entre las dos organizaciones se tenían 8 triunfos y llegaban con el mismo récord (4-7). El ganador de ese enfrentamiento iba a escalar al segundo lugar dentro de la división.

La primera mitad fue un amplió dominio del equipo de los Bills. El receptor Lee Evans fue una pesadilla para los Delfines. Por que ingreso a las diagonales en tres ocasiones, dos de esas anotaciones llegaron vía bombazos de (46 y 56 yardas).

En el ambiente se presagiaba lo peor porque no se veía respuesta y los únicos puntos de los delfines en la primera mitad fueron cortesía del pateador Olindo Mare.

En el inicio de la segunda mitad los Bills aumentaban la ventaja luego de ocasionar un safety para ponerse 23-3.

La esperanza muere al último dice un dicho y los delfines aferraron a ello para tratar de revertir el resultado, con todo y las adversidades que te presentaba el juego, tomando en cuenta que en la jugada del Safety el QB Gus Frerotte salió conmocionado y el suplente Sage Rossenfels entraría al campo, buscaban el milagro.

La remontada empezó a generarse gracias al corazón y talento que tenía la defensiva. Cuándo parecía que los Bills iban a sellar su victoria al encontrarse de nueva cuenta en zona roja faltando menos de 5 minutos para terminar el tercer periodo, Sam Madison logró una intercepción en zona roja importantísima para evitar que la ventaja fuera más holgada.

En el último período durante los primeros 5 minutos el corredor Ricky Williams finalmente pudo ingrear a la zona de anotación para poner más decoroso el marcador 23-10.

Ese lapso del juego fueron los momentos donde el ánimo cambió. La defensiva empezó a tomar ritmo y detener al equipo rival. Por su parte Rossenfels empezó a tener ritmo e involucro a los playmakers del equipo (Chambers y Ricky Williams). La ofensiva fue caminando poco a poco y en un rol complementario Wes Welker y Ronnie Brown fueron otras armas a considerar. En pase de 22 yardas, Brown ingresó a la zona de anotación y faltando 7 minutos puso el partido más parejo: 23-17.

Con 1:51 en el reloj, perdiendo por 6 dentro su yarda 27 y sin tiempos fuera, Rossenfels buscaría el comeback. Fue en 3&10 mediante un pase profundo al receptor Chris Chambers lograron ponerse los delfines en la yarda 16 de Buffalo. Con menos de 20 segundos en el reloj en 3&Goal Rossenfels corrió para 3 yardas pero se quedaría a 4 yardas de ingresar a la tierra prometida. En cuarta portunidad con el reloj en marcha el partido se decidió en la siguiente jugad, Rossenfels lanzó un pase flotado para el receptor Chris Chambers, quién logró vencer al esquinero Clemens y faltando 6 segundos para la finalización del partido puso el marcador empatado a 23 puntos de manera increíble y el pateador Olindo Mare puso a Miami por primera vez al frente en el marcador: 24-23.

Las 238 yardas obtenidas por Chambers en este juego es la mayor cantidad que un receptor ha tenido durante un partido en la historia de la franquicia.

4.- Primer comeback de Marino en Playoffs

Football: AFC Playoffs: Miami Dolphins QB Dan Marino (13) in action vs Cleveland Browns at Orange Bowl Stadium.
Miami, FL 1/4/1986
CREDIT: Heinz Kluetmeier (Photo by Heinz Kluetmeier /Sports Illustrated via Getty Images)
(Set Number: X32539 TK1 R5 F25 )

En su quinto juego de Playoffs como jugador de los Dolphins, el legendario quaterback 13, mostraba su potencial en su tercer año como profesional.

La tarde del 4 de Enero de 1986, durante la ronda divisional, los Cleveland Browns era el rival. Años más tarde durante esa década Cleveland, sería uno de los equipos protagonistas en la conferencia americana, sin embargo, en ese duelo contra los Dolphins demostraban poco a poco el poder que podían llegar a tener.

Los Dolphins se pusieron el frente en el marcador gracias a un gol de campo al principio del partido. Sin embargo, durante la primera mitad del primer cuarto y principio del tercer cuarto, Cleveland anotó 21 puntos en respuesta para ponerse al frente en el marcador. Ozzie Newsome con recepción de 16 yardas y un par de escapadas del running back, Earnest Byner (21 y 66 yardas), dejaban el marcador 21-3.

Football: AFC Playoffs: Cleveland Browns Earnest Byner (44) in action, rushing vs at Miami Dolphins at Orange Bowl Stadium.
Miami, FL 1/4/1986
CREDIT: Walter Iooss Jr. (Photo by Walter Iooss Jr. /Sports Illustrated via Getty Images)
(Set Number: X32538 TK1 R1 F15 )

El coach Marty Schottenheimer con una defensiva física y cobertura hombre a hombre sobre los Mark Brothers liderados por el linebacker Scott Nicolas, habían neutralizado a la ofensiva de Miami. Duper y Clayton no tenían ninguna recepción luego de 20 minutos. Marino solamente tenía 114 yardas y una intercepción.

La reacción de los delfines empezaría en la segunda mitad. En su primera serie ofensiva finalmente pudo conectar un pase marino con Clayton y en serie de 5:13 minutos los dolphins ingresaron por primera vez en la tierra prometida gracias a una recepción de 6 yardas por Nate Moore para recortar la ventaja 21-10. El héroe de esa tarde fue Ron Davenport. Con 2 touchdowns terrestres logró la remontada para los Delfines y avanzaría a su segunda final consecutiva de conferencia y tercera en los últimos cuatro años.

5.- Dolphins anota 20 puntos sin respuesta y vence a los Falcons.

ATLANTA, GA – OCTOBER 15: Miami Dolphins free safety Reshad Jones (20) makes an interception in the final seconds as he defended Atlanta Falcons tight end Austin Hooper (81) in the second half of an NFL game Sunday, Oct. 15, 2017. The Miami Dolphins won the game 20-17. (Photo by Todd Kirkland/Icon Sportswire via Getty Images)

La semana seis de la temporada del 2017 nos trae otro de los grandes capítulos en la historia de la franquicia del sur de la Florida. Atlanta era el vigente campeón de la conferencia nacional luego de perder la ventaja en el Super Bowl contra New England la temporada pasada buscaba de nueva cuenta regresar al partido por el título.

La primera mitad del partido fue una completa pesadilla para los delfines. Matt Ryan conectando con Daeshon Hall y el tándem de corredores Freeman/Coleman se pusieron al frente en el marcador o por 17-0.

A partir del tercer cuarto con poco que perder y mucho que ganar, empezaría la reacción. Jay Cutler, quaterback de Miami, conectaría con el receptor abierto Kenny Stills para recortar la desventaja 17-07.

Los fantasmas de la posible debacle para los Falcons empezaron a rodear las instalaciones del estadio, el ambiente en el estadio se sentía tenso porque los delfines tomaron el control. En 5 minutos y 15 segundos el partido estaba en el alambre: 17-14, el momento del partido cambio y lo mejor de todo quedaba todo el último cuarto por disputarse.

La participación de los equipos especiales fue fundamental para que los delfines pudieran empatar el partido a mitad del último período. Michael Thomas bloqueó una patada a mitad del último cuarto que los dolphins aprovecharían para empatar el marcador a 17 puntos.

Finalmente la remontada se lograría gracias a una serie de casi 5 minutos donde Miami llegaría a la yarda 20 y con gol de campo de 38 yardas de Cody Parkey, los Dolphins se pusieron al frente en el marcador por primera vez en el partido y ya no perdería en la ventaja.

En las últimas jugadas del partido con gran cobertura del novato Cordrea Tankersley, el profundo defensivo Reshard Jones logró la intercepción y cerró la cortina para que Miami obtuviera el triunfo 20-17.

Si tienen otros partidos que no mencioné y les traiga este mismo sentimiento de resurrección por parte de los Dolphins por favor ponganlos en la parte de los comentarios, no olviden seguirme en mi Twitter: @Csarmerc10.

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.