Dolphins | Consolidación de proyecto o reconstrucción.

Ha pasado una semana de la eliminación de los Miami Dolphins en ronda de comodines contra los vigentes campeones los Kansas City Chiefs por un dominante 26-07 en Arrowhead Stadium. Más que sentir enojo y frustración siento decepción por qué pensaba que los Dolphins finalmente iban a doblar la esquina. La temporada 2023 pintaba muy bien, el inicio de temporada empezó con el pie derecho para los Dolphins, incluida una escandalosa victoria 70-20 frente a los Denver Broncos. El debut en casa parecía un presagio de lo importante que podría ser este año por qué a diferencia de otros nuestro equipo estaba en la conversación en las diversas mesas de análisis en los medios nacionales e internacionales.

Getty Images

Dentro de mi proyecciones el equipo se encontraba en el rango que esperaba hasta el 11 de diciembre…Esa fecha es el punto de quiebre para los Miami Dolphins, porque se perdió de manera inesperada ante un rival que venía de capa caída con un mariscal novato en casa donde se supone era una fortaleza con ventaja de 14 puntos faltando 02:50 en el último cuarto; esa caída sumado al juego final de la temporada regular frente a Bills provocaron el viaje a un gélido Kansas cuando debiste jugar en casa la ronda de comodines.

La derrota frente a los Tennessee Titans fue el inicio del fin de un año que podía y debía dar para más. Ciertamente las lesiones nos jugaron una mala pasada en la parte más importante del año, sin embargo, no lo voy a poner como un pretexto por las características del deporte. Aun cuando el equipo tuvo el cierre a su favor por tener más juegos en casa (4 de los últimos 5 juegos en la temporada), sumando las desatenciones en momentos clave y el no saber cerrar partidos de manera consistente llevaron a una eliminación tempranera en la ronda de comodines.

La buena primera mitad del año con una ofensiva que rompió récords e intimidaba sumando la defensa con grandes nombres tomando ritmo en la mejor parte del año hacía crecer las ilusiones de llegar a instancias definitivas pero como ocurrió en el primer año de Mike McDaniel el nivel ofensivo se fue evaporando conforme se acercaba la recta final de la temporada y con ello las esperanzas de los Dolphins fans de volver al juego por la gloria tendrá que esperar al menos una temporada más pero ahora con más presión por qué se vienen una serie de decisiones que van a marcar el rumbo de la franquicia.

Chris Grier tu puesto debería estar en juego en 2024.

(Foto de Mark Brown/Getty Images) (Mark Brown, 2019 Mark Brown)

El año cinco de la reconstrucción que empezó en 2019 con el gerente Chris Grier al mando de las decisiones del equipo siguen sin dar los resultados esperados en los momentos más importantes. El enfoque en un principio fue en base al draft y desarrollo de jugadores. En la primera parte del proyecto (2019-2021) la apuesta fue construir el equipo con una mente defensiva Brian Flores.

Como todo mundo sabe tuvo una gran defensiva que mantuvo el peso del equipo pero su ofensiva fue pésima. A pesar de todas las broncas de vestidor y confrontaciones por el poder en Miami entre el gerente y el entrenador, Grier salió mejor parado del caos y en la primavera del 2022 volvió a buscar un nuevo entrenador en jefe, ahora con mentalidad ofensiva para arreglar la parte del ataque, mostrar la mejor versión de tu mariscal de campo y tener un equipo más equilibrado, siendo Mike McDaniel (2022-hasta la fecha) el encargado de llevar el control de los Dolphins en esta segunda parte del proceso.

Sabiendo del gran peso y responsabilidad que tenía Grier para entregar buenos resultados luego de sobrevivir a las polémicas con Flores en el proceso pasado y hace 2 entre Tannenbaum y Adam Gase. El gerente de los Dolphins dio un giro de 180 grados a su estilo de manejar las cosas, siendo más agresivo en la agencia libre, firmando a Terron Armstead y realizando trades con los Chiefs por el receptor, Tyreek Hill, con los Denver Broncos por Bradley Chubb y Los Angeles Rams por Jalen Ramsey en las últimas dos temporadas. Para mala fortuna, los resultados siguen siendo los mismos el equipo no ha podido trascender y lo peor es que los resultados de Lions y sobre todo Texans en la ronda de comodines dejan muy mal parado a Grier, sin necesitar de tanto tiempo, buenas decisiones en el draft y la elección correcta de su entrenador en jefe tienen a sus respectivos equipos en instancias que Miami no pisa desde los playoffs del año 2000. El partido entre Lions y Bucs tendrá aroma de Miami los dos entrenadores de esas franquicias tuvieron su paso por los Dolphins, Dan Campbell (2015) frente a Todd Bowles (2011).

La conformación del roster de Miami no ha sido la adecuada a lo largo de este proceso con Grier al mando de las decisiones. En estos años siempre queda la sensación de que una posición queda débil o con la lesión de un titular las ilusiones se caen a pedazos y ustedes no me van a dejar mentir. Corredores en 2020, linebackers en 2021 (hasta la fecha), línea ofensiva (tackle derecho y guardia izquierdo), en todo este periodo había sido un tema de preocupación al menos hasta la temporada 2023.

Todo lo mencionado en el párrafo pasado sumen lo vengo mencionando desde el 2022; Los Dolphins necesitan tener jugadores ofensivos de todos los moldes en especial dentro de los receptores y no solo encasillar a todos sus jugadores a un estilo de juego, por qué en el momento que los equipos con mayor talento defensivo (calibre playoffs), logren neutralizarte ahí debes mostrar otro tipo de juego para buscar sorprender y cambiar el script a los rivales.

Esto último ha sido una falla clara y contundente tanto del gerente como del entrenador en la conformación del roster y el ex fullback de los Dolphins, Rob Konrad lo sabe.

“Habiendo sido miembro y alrededor de los Miami Dolphins durante los últimos 25 años, compitiendo en la AFC Este, tenemos problemas al ser un equipo más pequeño basado en la velocidad, jugando juegos importantes al final. -Juegos de temporada contra oponentes físicos en condiciones climáticas adversas.

“Necesitan mejorar (en casa hasta los playoffs) o ser más grandes (la física parece importar en condiciones climáticas adversas) para tener la oportunidad de asistir al espectáculo. Ojalá 2024 sea el año”.

En el lado defensivo la defensa de los Dolphins requerían forzosamente un tackle nariz y un linebacker medio para que el nuevo sistema defensivo bajo las ordenes de Vic Fangio pudiera tener efecto inmediato. Los Dolphins solo trajeron un linebacker: David Long Jr  y firmaron al tackle nariz: Da’Shawn Hand. Cómo consecuencia el progreso defensivo se vio reflejado hasta mediados de noviembre. Con la inminente incorporación en la agencia libre de Raekwon Davis quien nunca recupero su nivel de su año rookie y Christian Wilkins, los Dolphins deben darle por lo menos el NT titular y sobre todo su MLB al coordinador defensivo si quieren seguir evolucionando en su unidad defensiva.

La dificultad del 2024 tiene un valor extra que el gerente de los Dolphins debe considerar…La actual plantilla como esta conformada ya no podrá mantenerla, por los múltiples agentes libres que tiene y los altos altos salarios que actualmente tiene la plantilla en Miami provocarán el adiós de diversos jugadores tal y cómo lo explica mi compañero Adam Gómez en su columna.

Los Dolphins han trabajado este roster a fuego lento pero es prioritario y necesario que todo lo realizado en los drafts con los desarrollos de talentos, firmas de agentes e intercambios del 2019 hasta la fecha se vean reflejados en Diciembre y Enero. De nada sirve ser campeón en Marzo (agencia libre), Septiembre/ Octubre (primera parte de la temporada), si después del Thanksgiving no muestran su mejor versión y no juegas los partidos importantes en estas fechas.

El dueño ya no es ningún joven, Stephen Ross tiene 83 años. Con todo y los problemas extra cancha que ha tenido a lo largo de su mandato en Miami no podemos criticar que siempre ha buscado tener un equipo ganador, la mayoría de las veces ha tenido la billetera abierta, paga su estadio, organizó aquí un torneo internacional de tenis y trajo la Fórmula Uno a la ciudad. Sin embargo, su gran deuda ha sido en otoño con los Dolphins, como propietario de Miami no ha ganado la división y mucho menos un partido de playoffs en sus 15 años. Ross ha demostrado paciencia en los recientes años pero no sabemos si pueda dar más tiempo para este equipo de trabajo.

Año 3: Consolidación de proyecto o reconstrucción.

Embed from Getty Images

La temporada 2024 va marcar mucho el rumbo de los Dolphins en el corto y mediano plazo por muchos factores. El entrenador en jefe de los Dolphins, Mike McDaniel entra en su tercer año y cómo todo proceso con tres años de práctica el sistema de juego ya debe estar asimilado y uno puede ir vislumbrando si un proyecto tiene rumbo o es momento de apretar el botón de reinicio. Los errores de novato, los golpes del año 2 no pueden volver a repetirse en su año tres; El proceso de maduración del equipo se va poner a prueba en 2024, los lideres del plantel (si es que tienen), van a poner el pecho en las balas y responderán a la hora buena para respaldar a su entrenador. Sin embargo, si los Dolphins mantienen los mismos defectos de no cerrar los juegos, ganar los juegos contra equipos calibre playoffs, no mostrar su mejor football en Diciembre-Enero y no progresan más allá de lo obtenido en los dos años previos por más que tengan muy buenos números en temporada regular la cosa se puede poner muy complicada para el mandato de McDaniel en Miami.

La presión puede ser un gran enemigo este año y el propio Terron Armstead lo dejó entrever a principios de semana.

“He estado aquí dos años y todavía llevo la carga de la sequía de 23 años porque me preocupo mucho”, dijo Armstead. “Todos en este vestuario entendemos las dificultades de la base de fanáticos y el hecho de no ver el éxito, no ver esas grandes victorias.

Y el propio receptor, Jaylen Waddle sintió lo mismo que un servidor…FRUSTRACIÓN. En una de las escenas de la serie Hard Knocks luego de ver la pobre y desangelada actuación ofensiva donde con todo los nombres y Tua Tagovailoa sano, solamente pudiste anotar siete puntos.

Ha pasado más de medio siglo del último título de Miami, hoy sábado 20 de enero se cumplen 39 años del último Super Bowl que estuvo la franquicia en la edición XIX, a media semana el 17 de enero se cumplieron 30 años de la última ocasión que Miami estuvo en un juego de campeonato en la AFC; En diciembre pasado se cumplió 23 años del último triunfo en playoffs (racha más larga en toda la NFL sin ganar en playoffs), y agrégale que la derrota contra Bills en la semana 18 puso a Miami con 15 años sin ganar la división. Con todo ese peso deberán de cargar la temporada 2024 y cambiar la narrativa para evitar que se sigan acumulando más años o será el principio del fin para este proceso y debería venir vientos de cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.